Curiosidades

Un refugiado sirio, con 8 bolígrafos y una hija muriendo de hambre, con esperanzas gracias a la tecnología

La preocupante situación de Siria y el gran número de problemas internos que tiene actualmente ese país y la guerra civil que no cesa, genera problemas innumerables en el territorio. Debido a esto, millones de personas se vieron obligadas a dejar sus hogares saliendo a buscar otro hogar y comida, que sin dudas es su prioridad.

Así ocurrió también con un refugiado anónimo, el cual fue captado con el lente de una cámara. Un hombre sirio decidió salir a la calle a vender todo lo que le quedaba para darle de comer a su pequeña hija: 8 plumas de escritura azules. Las cuales se convirtieron en la única esperanza para él, que lo único que pensaba era en sacar adelante a su familia.

Cambió el destino de un refugiado sirio, con 8 bolígrafos

Las imágenes de este hombre con su hija en brazos muriendo de hambre y 8 bolígrafos en su mano fueron sacadas por la cámara de un activista. Las fotos comenzaron a recorrer el mundo y conmovieron a miles de personas. Este padre que estaba vendiendo en Beruit – El Líbano, todo lo que consiguió para no permitir que sus hijos no murieran de hambre: 8 bolígrafos de tinta azul.

f1

Con su pequeña de apenas 4 años en brazos, tenía la esperanza de conseguir con esta mezcla lo necesario para darle de comer a su familia. Un activista noruego de Oslo llamado Gissur Simonarson, se encontraba allí y sorprendido con la cara de tristeza de ese señor decidió tomarle varias fotos y compartirlas en las redes sociales y al instante miles de personas expresaron su preocupación por ese buen hombre solidarizándose con él y preguntando cómo podían ayudarlo.

De esta manera, Simonarson creó una campaña en apoyo a esta familia, la cual constaba en juntar 5 mil dólares y su idea tuvo tanto éxito que ya recogió ¡más de 150 dólares!

Las fotos del hombre sirio y su hija sufriendo de hambre traspasaron las fronteras sensibilizando a miles de personas de distintos países, quienes decidieron colaborar para darle una esperanza de un futuro mejor a esa familia siria.

El hombre luego fue entrevistado en varios programas televisivos y manifestó que su único deseo es que sus dos hijos tengan una buena educación y brindarle ayuda a otras personas que estén en su misma situación.

Esta es la clara prueba que con un granito de arena todos podemos ayudar y mejorar la situación de personas que realmente están sufriendo.

Comments

comments