Uncategorized

Sorprendente pero cierto: no debes arreglar tu cama después de levantarte

No-hagas-tu-cama-FI

La mayor parte de las personas creen que lo más higiénico es hacer la cama apenas se levantan, pero se ha comprobado que esto no es así. Cada noche mientras dormimos millones de ácaros se encuentran entre el colchón y las sábanas, estos arácnidos de tamaño diminuto se alimentan de células muertas y sudor que segregamos al dormir. No es en sí el microorganismo el que provoca daños en la salud de las personas sino sus desechos los que pueden provocar alergias en las personas y hasta asma.

Si abres la ventana de tu habitación cada mañana y dejas la cama sin hacer durante algunas horas cuando te levantas los ácaros estarán expuestos al aire fresco y a la luz del sol provocando su deshidratación y finalmente su muerte.

Cuando un ambiente se encuentra ventilado estos bichos microscópicos tienden a alejarse y en la mayoría de los casos mueren. Se ha comprobado a través de un estudio realizado en la Universidad de Kingston que es más saludable dejar la cama desecha, puedes hacerla recién antes de irte al trabajo o sino por las noches antes de acostarte.

Los ácaros se alimentan comúnmente de sudor y saliva los cuales pueden encontrarse en la cama favoreciendo así su reproducción, estos bichos viven alrededor de 20 días durante los cuales se dedican a defecar causando en las personas problemas en el sistema respiratorio y molestias durante el sueño, pueden llegar a ser realmente perjudiciales para personas que sufren de asma.

¿Por qué dejar la cama desecha ayuda a matar a los ácaros? No hacer la cama ayuda a la eliminación de estos seres microscópicos ya que están acostumbrados a vivir en un ambiente húmedo y al dejar las sábanas expuestas al aire y al sol se reduce la humedad acumulada, en cambio si realizamos la cama apenas nos levantaomos los ácaros volverían a quedar adentro. Se estima que todas las personas adultas sudan alrededor de 1 litro cada noche, haciendo que el ambiente se vuelva favorable para la supervivencia de estos diminutos arácnidos.

Se recomienda además cambiar las sábanas una vez cada dos semanas aproximadamente.

Consejos para lograr un ambiente propicio, sin ácaros

Es importante que la habitación cuente con una buena ventilación hacia el exterior, que las paredes no posean manchas de humedad y que la temperatura del cuarto no sea superior a los 22°C.

Se recomienda contar únicamente con los muebles necesarios ya sea la cama, un armario y una mesita de luz. Evitando cortinas, posters pegados en las paredes, acumulación de libros, peluches, etc.

Debes renovar el aire del ambiente cada día abriendo la ventana, la mejor hora para hacerlo es cuando sale el sol y a su vez puedes aprovechar para barrer o pasar un paño por los muebles mientras la habitación se airea. Si utilizas un paño húmedo la suciedad quedará pegada en este, en cambio si limpias con un trapo seco solo moverás el polvo de un sitio a otro de la habitación.

Puedes utilizar una aspiradora para limpiar la almohada y el colchón al menos una vez al mes y dejarlos expuestos al sol (sin sábanas) unas tres veces por año.

Comments

comments