Uncategorized

Rotura del manguito rotador. Causas, síntomas y tratamiento

iStock_shoulder-pain-3x2

El manguito rotador es el término proporcionado en anatomía al conjunto de músculos y tendones que componen al hombro brindándole estabilidad. Un desgarro o rotura de esta parte del cuerpo puede darse por diversas razones, ya sea por hacer demasiado esfuerzo en levantar objetos pesados, luego de un traumatismo, por realizar movimientos repetitivos durante mucho tiempo o por problemas en la postura.

Comúnmente los tres problemas que pueden aparecer en el manguito rotador son el desgarro, la ruptura parcial o la ruptura total. Estos problemas en la salud son tratados por médicos llamados fisioterapeutas.

Los pacientes luego de ser diagnosticados pueden recibir dos clases de tratamientos, uno de solo ejercicios y gimnasia pasiva o el quirúrgico. La cirugía del manguito rotador es realizada mediante artroscopia, en el único caso que resulta necesaria y no queda otra opción es cuando existe una rotura.

La función del manguito rotador es permitir la rotación de las articulaciones de los hombros y al desgarrarse estos movimientos se ven limitados, también suele aparecer dolor principalmente en el momento de dormir, al levantar los brazos y un sonido en el hombro siempre que se realiza un movimiento.

El médico suele recomendar la terapia y en el caso de que esta no brinde resultados se procede a una cirugía. Luego de la cirugía está prohibido hacer algún movimiento con el brazo operado hasta que pasen al menos seis semanas, ya que esto llevaría a que el tendón se despegue. Es muy importante mover el hombro pasivamente, es decir utilizando el brazo contrario para mover al brazo operado.

Ejercicios

El primer ejercicio post operatorio consiste en levantar el hombro izquierdo (suponiendo que éste sea el operado) utilizando el brazo derecho de manera que éste actúe como si fuera una grúa. Para realizar este ejercicio debes recostarte sobre una camilla boca arriba, entrelazar tus manos e ir subiendo lentamente el brazo hasta donde puedas tolerar el dolor. Cuando sientas que ya no puedes seguir levantándolo cuenta hasta 15 y vuelve a bajar el brazo.

Se recomienda hacer este ejercicio unas 10 veces durante el desayuno, otras 10 veces en el almuerzo y las últimas 10 veces a la hora de la cena por unas 6 semanas seguidas luego de la operación. Notarás que progresivamente el brazo podrá ir subiendo cada vez más. La idea es que al llegar a la semana 6 el brazo posea movimiento completo hasta llegar a tocar el codo en la parte superior de la camilla.

El segundo ejercicio consiste en realizar movimientos pasivos de rotación externa. En este caso el paciente deberá estar sentado y mantener su codo operado pegado al cuerpo, recordar siempre que este brazo no puede realizar esfuerzo, sino que se debe trabajar con el brazo contralateral.

Para realizar este ejercicio necesitarás una barra, puedes utilizar un palo de escoba o un caño de PVC. Empujarlo utilizando la mano no operada pero sostenerlo también con la mano operada. Debes tener en todo momento el codo pegado al cuerpo y evitar doblar la espalda para que el movimiento sea realizado por el hombro y no por la columna.

Una vez que llegues a la semana seis y hasta la ocho del post operatorio se recomienda realizar estos dos ejercicios:

Con el paciente acostado sobre el lado operado poner el codo al frente de la boca a 90 grados. Con la mano del brazo contrario al intervenido quirúrgicamente llevar el brazo hacia arriba hasta donde toleres el movimiento. Contar 15 segundos y volver a repetir 10 veces.

Para el segundo ejercicio también deberás estar acostado de lado con la mano sobre la muñeca, mantén el codo a 90 grados y luego realiza fuerza hacia abajo.

Comienza por levantar el brazo solo hasta donde seas capaz de llevarlo. Una vez que llegues a tu límite, con la otra mano seguir haciendo fuerza para recuperar el rango de movimiento y la fuerza.

 

Comments

comments