Uncategorized

Pon a hervir estas hojas y dile adiós a la diabetes, hipertensión, derrames cerebrales y el alzherimer

HOJAS-DE-OLIVO

Expertos han podido comprobar que el extracto de la hoja de olivo brinda increíbles beneficios para la salud, atacando a muchas enfermedades y previniendo otras. Te contaremos en este artículo todo lo que debes saber sobre esta hoja con propiedades tan poderosas.

Entre las más beneficiosas propiedades que las hojas de olivo brinda a la salud, podemos contar que ayuda a prevenir el alzheimer, la diabetes, protege al sistema cardiovascular, aumenta los niveles de energía y de presión arterial saludable.

Hojas de olivo

Desde la antigüedad el olivo ha sido muy utilizado, en un principio para las momificaciones de faraones en el antiguo Egipto como una especie de culto sagrado ya que creían que simbolizaba al poder divino. También se le dio mucho uso a nivel medicinal.

A partir del siglo XIX el olivo comenzó a ser agregado a bebidas como un remedio contra la fiebre, años más tarde se comprobó que también actuaba contra la malaria y hoy en día son innumerables los problemas de la salud que pueden ser tratados con esta simple hoja.

Debido a las propiedades antibacterianas que posee el extracto de hojas de olivo, se ha autorizado su uso para un sinfín de enfermedades

Con las hojas de olivo puedes tratar infecciones provocadas por cándida, encefalitis, meningitis, el virus del Herpes humano 6 y 7, neumonitis, hepatitis B, el virus de Epstein, la fatiga, la malaria, la culebrilla, herpes, tuberculosis, gonorrea, diarrea, problemas en las vías urinarias, infecciones de oído, SIDA, ARC y VIH.

Receta para el extracto de hojas de olivo

Para realizar esta receta casera necesitas entre 100 y 150 hojas frescas de olivo por cada litro de agua. Si las hojas son secas puedes reducir a 1/3 la cantidad. Limpia cada una de las hojas con agua y bicarbonato y luego enjuágalas. Ponlas al fuego con agua hasta que esta logre su máximo punto de ebullición, pasar a fuego lento y dejarlas por 15 minutos.

Una vez cocinadas colar la preparación dejando solo el agua (sin las hojas) y guardarla en botellas de vidrio, puedes conservarlas en el refrigerador. Se recomienda beber 1 cucharadita tres veces al día junto con las comidas. Si sientes que el sabor es demasiado fuerte puedes agregarle un poco más de agua a la preparación.

Comments

comments